Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestra web
FEUDUM Ver más grande

FEUDUM

602573231067

Nuevo producto

Jugadores: 2-5

Edad: a partir de 12 años

 

Duración: 80-180 minutos

Más detalles

79,95 € impuestos inc.

Más

¡Maldición! Has sido exiliado y te han requisado todos tus bienes excepto unos pocos chelines y algo de chatarra. Inasequible al desaliento, viajas a una tierra extraña para reinventarte a ti mismo y recuperar tu honor. Bajo la atenta mirada de su majestad, la Reina Anne, debes forjarte tu propio camino de fama y gloria. ¿Cultivarás la tierra, lucharás como un caballero o maquinarás para hacerte con tus propios feudos?

Feudum (en latín, feudo) es un juego de economía medieval de gestión de acciones y recursos, para 2-5 jugadores. Con una gran variedad de estrategias a su disposición, los jugadores deberán optimizar cuatro acciones por turno en un intento de obtener los máximos puntos de victoria durante las cinco épocas del juego.

Cada jugador controla una serie de personajes medievales que vagan por el mapa cuidando granjas, cobrando impuestos en las ciudades y reclamando puestos avanzados, tratando de conseguir poder. ¡Pero eso es sólo la punta del iceberg cuerno del bégimo! También deberás competir para adquirir codiciados feudos (feudums), que aumentarán tu estatus de membresía a uno de los seis gremios. Sin embargo, ten cuidado, ya que los señores feudales deben rendir homenaje al rey a través del servicio militar, o serán acusados de deslealtad.

Una vez que pertenezcas a un gremio, participarás diligentemente en el ciclo económico progresivo, donde el granjero envía bienes al mercader, que provee al alquimista, el cual inventa pólvora para el caballero… y así hasta llegar al monje, que ayuda a los granjeros con limosnas. Si eliges sabiamente tus gremios, mantienes el control de las localizaciones más importantes y te adaptas correctamente a los cambiantes eventos, serás victorioso. A menos que, claro está, padezcas hambrunas, seas atrapado por una serpiente marina o desarrolles un interés insano en uvas fermentadas… ¡Larga vida al rey!